cerezos en flor

Cerezos, los árboles de la amistad entre Japón y Estados Unidos

Si has tenido o tienes la oportunidad de visitar la capital de EE.UU, Washinton DC, en primavera podrás disfrutar de los cerezos en flor del Tidal Basin, en los parques West y East Potomac y, en algunos lugares, en el Mall National.

La verdad es que disfrutar de los cerezos en flor ya es todo un espectáculo, pero vislumbrarlos no es lo más curioso del todo. Sin embargo, a todos nos atrae la espectacularidad de los colores y sus composiciones. Si eres de los que le apasiona la jardinería y realizar composiciones visuales y geométricas, te invitamos a conocer la forma inteligente de hacer jardinería y guía tus cultivos de la forma adecuada con el kit de entutorados.

Quizás lo que llama la atención es cómo llegaron a ser una parte tan icónica de estos lugares.  Todo empezó cuando en 1885, Eliza Ruhamah Scidmore viajó a Tokio por primera vez. Esta mujer, escritora, fotógrafa y editora fue la primera mujer miembro de la junta directiva de la mundialmente conocida revista National Geographic. Estuvo viviendo en Japón una temporada con su hermano, diplomático del país americano; y fue cuando se enamoró del país asiático en general y de los cerezos en particular. Cuando regresó a casa, pidió que las áreas desiertas de Washinton DC fueran sembradas con estos árboles, algo que consiguió gracias al apoyo de la primera dama, Helen Taft.

A finales de marzo del año 1912 se sembraron los primeros 3000 cerezos alrededor de la Cuenca Tidal, los cuales que fueron un obsequio del gobierno japonés. En primavera son el atractivo principal del festival Nacional de la flor de Cerezo que se celebra cada año.

La responsable de esto reconoció la amabilidad de Japón donando los cerezos escribiendo las siguientes palabras “Los japoneses nos han dado a su favorita. Su flor de montaña, el alma de Japón” por lo que aún hoy en día se les conoce como los árboles de la amistad.

La importancia de esta polifacética mujer en torno a los cerezos fue tal que a su muerte, en 1928, su tumba se colocó bajo un cerezo en Yokohama.

Es curioso cómo las plantas pueden hermanar a extremos del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>