shutterstock_290056088

¿Qué nos dicen los colores de verduras y frutas?

¿Has oído alguna vez que puedes clasificar las frutas y verduras según los colores? Pero no es por los colores en sí, sino por lo que el color quiere decir de cada uno.

No te preocupes si te suena un poco raro, ahora mismo te lo explicamos:

  • Naranja o amarillo intenso. Es un color que te va a venir genial en verano, puesto que los alimentos que poseen estos colores nutren y protegen la piel. Los carotenoides, del que probablemente el más conocido sea el betacaroteno, son derivados de la vitamina A. Poseen propiedades fotoportectoras al contrarrestar las alteraciones que producen los rayos UVA. Pero ¿qué quiere decir esto? Reducen o minimizan la flacidez de la piel y las arrugas, además vienen muy bien para la vista y para potenciar la melanina de la piel y, por extensión, el moreno. Dentro de este grupo, tenemos la zanahoria, calabaza, boniato, mango o papaya. Los cítricos, como el pomelo, la naranja o la mandarina además poseen una alta concentración de vitamina C que ayuda mucho a tu sistema inmunológico.
  • Verde. Conllevan una importante carga de magnesio, lo que interviene en la relajación muscular. Las espinacas, coles de Bruselas, lechugas, guisantes o judías son de las más ricas en este mineral. Si tienes falta de él notarás un agotamiento físico injustificado, tensión muscular e incluso calambres.
  • De rojo a morado. Estos alimentos son los relacionados con la salud cardiovascular por excelencia. Los flavonoides (un potente antioxidante) son los responsables de su color, a estos se suma el licopeno. Aunque no tan potentes como en los alimentos de color naranja, también poseen carotenos. Contienen vitaminas  A, B9, C y minerales como el potasio,  que ayudan a conservar la memoria, mantienen el sistema inmunológico saludable y limitan el riesgo de padecer infecciones del tracto urinario. Pimientos rojos, tomates, fresas, frambuesas, arándanos, moras, ciruelas… No olvides incorporarlos a tu dieta.
  • Blanco. La cebolla, la cebollina, el ajo o los hinojos contienen alicina, cuyos volátiles pasan al ambiente al ser cortados y te hacen llorar. Estos compuestos te ayudan a mantener niveles sanos de colesterol, a mantener la salud coronaria y a evitar la formación de coágulos. Las frutas blancas como el cambur, guanábana, chirimoya, anón, coco, manzanas y peras no contienen ni alilos ni compuestos azufrados, pero contienen muchas vitaminas y minerales como el potasio.

Si eres de los que suelen ir hacia el mismo color de frutas u hortalizas puede que haya una explicación mucho más científica de lo que creías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>