Cómo crear tu fragancia natural

Fragancias naturales para casa

Hay quién no presta realmente mucha atención en las fragancias que le rodean, sin embargo no debería ser así. Los olores nos suelen traer recuerdos, los asociamos con personas, lugares o situaciones, y muchas veces son los encargados de hacer con nos sintamos a gusto o no. Y esto, seas o no un fanático de las fragancias, es algo indiscutible, claro que hay personas mucho más sensibles que otras, pero a todas nos afecta a qué huele el ambiente.

Por todo esto, es importante que te agrade el de tu casa, que es el lugar donde refugiarte y donde pasas la mayor parte del tiempo. El problema, es que se suele optar por perfumes preparados, que contienen sustancias químicas. Estas sustancias se absorben de forma rápida por nuestros organismo y no suelen ser precisamente saludables.

De hecho, un estudio del Consejo para la Defensa de los Recursos Nacionales de Estados Unidos (NRDC, por sus siglas en inglés) reveló que 12 de 14 aromatizantes contenían ftalatos, una peligrosa sustancia que se ha relacionado con trastornos tales como desequilibrios hormonales, anormalidades reproductivas y defectos de nacimiento.

Cómo crear tus fragancias artesanalmente

Pero no te preocupes, no tienes que elegir entre los ftalatos o privar a tu casa de una agradable aroma, puedes hacer tú mismo un perfume para tu hogar con ingredientes naturales.

Puedes elegir entre frutas, de las cuales los cítricos, y en especial el limón y la naranja, son los aromas más duraderos, aunque puedes utilizar la fruta que más te guste. También puedes decantarte por las hierbas o los árboles aromáticos, los más efectivos son el romero y el tomillo, o bien las ramas de cedro o agujas de pino. Los extractos naturales suelen ser bastante intensos, en estos destaca el de vainilla o el de almendra, que unido a otra fragancia le otorgará intensidad,  aunque si prefieres algo más fresco siempre puedes elegir el extracto de menta. Y por último las especies, que ofrecen la posibilidad de usarlas enteras o en polvos, las más eficaces son el clavo y la canela.

La preparación es muy sencilla. Coloca todos los ingredientes que hayas escogido en una olla, llénala de agua y llévala al fuego. Agrega agua a medida que se evapore. Lentamente comenzarás a sentir que tu casa se llena con el aroma de la fragancia.

Lo más complicado de esto es decidir qué aroma utilizar, ya que las combinaciones son muy numerosas. Si eliges alguna de las anteriores puedes, además, cultivarla en tu propia mesa de cultivo My Pot, siendo el ahorro casi total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *