Moringa

Solo necesitas moringa para mejorar tu salud

La moringa es originaria de la India, pero ya cultivada en todo el mundo. La especie más popular es Moringa oleífera, un árbol original de Kerala, pero que se cultiva también en los trópicos.

Los usos de la moringa varían ampliamente con cada parte del árbol que se utiliza, que no tiene desperdicio: hojas, flores, vainas de semillas y raíces se pueden usar para la alimentación, la salud y para cocinar.

Con un alto contenido en proteínas, vitaminas, minerales y una gran cantidad de antioxidantes le confieren cualidades sobresalientes en la nutrición y salud humana.

Entre los beneficios podemos encontrar: incrementa las defensas naturales del cuerpo, controla de forma natural los niveles de colesterol, reduce la aparición de arrugas y líneas, promueve el funcionamiento normal del hígado y el riñón, embellece la piel, proporciona energía, promueve una correcta digestión, actúa como antioxidante, proporciona un sistema circulatorio saludable, es un anti-inflamatorio, produce una sensación de bienestar general y regula los niveles normales de azúcar en la sangre.

Pero probablemente uno de los más interesantes usos que se le da a la moringa se encuentra en los proyectos para prevenir la inanición (debilidad física extrema provocada por la falta de alimento) en los países en vías de desarrollo debido al beneficio nutricional y al grado de proteínas, hierro y otros aminoácidos esenciales que posee, previniendo problemas de salud y deficiencias debidas a malas dietas.

La moringa puede tomarse de varias formas, una de ellas es en polvo, lo que posibilita mezclarla con zumo, cereales o yogurt. También puedes usarla espolvorearla en la ensalada o en cualquier comida que te parezca, pero no la cocines, pues puede perder sus propiedades. Aunque su sabor es casi inapreciable, no añadas demasiada ya que si puedes notarlo en el sabor, aunque siempre puedes contrarrestarlo con miel, limón o dátiles.

Si lo que tienes son hojas enteras también puedes hacer infusiones, pero no hiervas las hojas junto al agua porque pueden correr el mismo riego que al cocinarlas.

Como pasa con prácticamente todos estos extras no son milagrosos, así que debes de tomarlos de forma regular para poder notar los resultados. Debes consultar a tu médico antes de consumirla, ya que a pesar de sus numerosos beneficios puede resultar muy fuerte para algunas personas, como embarazadas, hipoglucémicos y personas con colesterol alto, entre otras. Una vez te asegures que puedes darle uso, no pase por alto cultivarla en tu propia casa.

Escrito en salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>